La medicina del deporte es la especialidad médica que estudia los efectos del ejercicio del deporte y, en general, de la actividad física, en el organismo humano, desde el punto de vista de la prevención y tratamiento de las enfermedades y lesiones. También, esta especialidad va adquiriendo día a día un mayor protagonismo dentro del campo de las ciencias de la salud. Además, se reconoce que el ejercicio produce beneficios sobre todo en enfermedades cardiovasculares, osteomusculares, metabólicas, y para mejorar el estado físico en general por medio de la prevención y promoción en salud. Por seguridad se debe formular como si fuera un medicamento, para definir las dosis, tipo, duración, frecuencia, y las pruebas de tolerancia.1 También se le denomina medicina del deporte, medicina de la actividad física, medicina de la educación física, medicina del ejercicio, medicina especializada en deportología. Algunos opinan que el término medicina deportiva, aunque utilizado por algunos medios de comunicación, no es de uso correcto, al igual que no es correcto el término medicina trabajadora, sino medicina del trabajo. En forma análoga el término correcto es medicina del deporte.

Las ramas y disciplinas de la medicina deportiva incluyen las básicas (anatomía, fisiología, biomecánica del ejercicio, etc), las clínicas (Prevención, tratamiento y rehabilitación de lesiones y enfermedades) y otras ciencias aplicadas al deporte (psicología, nutrición, entrenamiento en el deporte, metrología, cineantropometría, etc).

Los principales cometidos de la medicina deportiva son:

  • Misión preventiva
  • Misión orientadora
  • Misión curativa

Lesiones deportivas mas comunes

  • Conmoción cerebral– Causada por un traumatismo craneal severo donde el cerebro se mueve violentamente dentro del cráneo causando la destrucción de las células, como una convulsión.
  • Calambres musculares– Un dolor repentino e intenso causado por un músculo encerrado en un espasmo. Los calambres musculares también son reconocidos como un músculo involuntario que siempre se encuentra en tensión.
  • Torceduras del LCA– El ligamento cruzado anterior(LCA) es aquel que participa en la estabilización de la rodilla.Una ruptura del LCA puede ocurrir cuando el pie se mantiene inmóvil y la rodilla sufre una dislocación.
  • Esguince de tobillo– Los ligamentos que fijan los huesos del tobillo en su lugar pueden ser fácilmente sobrecargados.
  • Calambres en la espinilla– El tejido que conecta los músculos de la pantorrilla al hueso de la espinilla pueden estar tirando del hueso, o pueden estar inflamados por su uso excesivo.
  • Distensiones musculares– son lágrimas en los músculos que causan dolor y pérdida de función.